Las aventuras de Billy Tongue (La Ciudad de la Furia)

Billy (IX) El sabor de la nieve

  • Caspa.

Era la primera vez que Billy veía nevar. De donde él procedía, lo más parecido podía ser la paja volando por el páramo, cuando una horca la levantaba.

  • Caspa del diablo.

No cabía otra explicación. El obtuso cerebro del muchacho trabajaba tanto, que podía condensar vaho alrededor de la punta de sus orejas. Si la nieve pesaba más que el aire, ¿por qué flotaba? ¿De dónde venía? Algo tan suave, tan…etéreo…tan comestible…Como un gorrión. Un gorrión también volaba, pero Billy no era un idiota. Él sabía por qué volaban los pájaros. Por los polvos dentro de sus plumas. Igual que las mariposas. Incontables veces había atrapado mariposas con los dedos, impregnándose de aquella sustancia, y cuando las soltaba, volaban peor. Aunque, para ser honestos, con la cabeza aplastada seguro que les costaba seguir el rumbo.

  • ¿A qué te refieres, muchacho?- Una voz surgió de una ventana. Billy, que se encontraba en la calle, con el cuello tan extendido hacia el cielo que se le acumulaba nieve en la nuez, contestó sin mirar.
  • A la nieve.

La voz carraspeó. Sin duda, aquella nuez superaba en más de sesenta años a la de Billy en longevidad y sonoridad. Una voz vetusta. Y contestó.

  • ¿No te gusta la nieve?
  • Claro que no.- respondió Billy.- Así, bailando por el cielo, cayendo como burlándose de los que no podemos flotar.
  • Muchacho, ¿te has escapado del bus de los niños especiales?
  • Claro que no. No soy idiota. No me bajaría de un autobús gratis.
  • ¿Y si es tu parada?
  • Abuelo, ¡que es gratis! ¡Que me lleve lo más lejos que pueda!

El viejo se llevó una mano a la nariz, mientras Billy continuaba con la mirada fija en la nube que espolvoreaba la ciudad como una pastelera su azúcar, y la boca abierta para poder saborear la nieve.

  • Sabe como a…
  • ¿Agua?
  • No…es…más sutil…
  • ¿Más que el agua? Pero muchacho…
  • Silencio. – Billy atrapó otro copo y lo paladeó.- No es agua, eso seguro….es…A ver, ayúdeme, dígame sabores.
  • ¿Sabores? Pero…
  • ¿Me va a ayudar o no? Estoy intentando investigar cinetíficamente éste fenómeno.
  • Pero…-el viejo sonrió, divertido.- De acuerdo. Sabores. Zumo de naranja.
  • No.
  • De piña.
  • No diga bobadas.
  • ¿Cómo?
  • Una piña no cabe en el exprimidor, no existe el zumo de piña.
  • Claro.- el señor contuvo la risa tosiendo.- A ver…Leche.
  • Mmmm…no, porque no me ha dado gases…por ahora, así que pensándolo bien, no lo descartamos. Más.
  • Huevo.
  • Más.
  • Alcachofa.
  • Ya estaría muerto. ¿No sabe que es venenoso?
  • Ah…pues…Pollo.
  • Todo sabe a pollo, eso no me ayuda.
  • Jengibre.
  • Eso lo será usted. No me falte al respeto sólo por ser más joven.
  • Por supuesto, perdón. ¿Sandía?
  • ¿En invierno? Bobadas.
  • Limón.
  • No.
  • Pera.
  • No.
  • Tomate.
  • No.
  • Culo.
  • No.
  • ¿Así que has probado un culo, muchacho?
  • ¿Un culo?- Billy se tiño de rubor.- Claro que no. Un culo. Si no llego a lamérmelo, me estorban las rodill…
  • ¡Lo has intentado!
  • Uno es curioso…lo que huele bien, mejor sabrá, decía mi abuelo…y algunas veces me gusta el olor de mis pedos….ya sabe.
  • No me lo puedo creer. Entonces….
  • ¡Oiga viejo! No sé quién le ha contado la historia aquella, pero no era yo…
  • ¿Qué historia?
  • Ahora no se haga el tonto, que no se la voy a contar. No pienso defender una vez más que no estoy sordo de un oído por escucharme los pedos con un sonotone…
  • Pero eso qué tiene que ver…
  • No me líe. Y me voy a casa, que tengo frío. Además, ya he encontrado la respuesta del sabor de la nieve.
  • ¿Sí?
  • Sí. Sabe a saliva.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s