Próximas publicaciones

El Color de los Boniatos (ya disponible)

Ya está disponible mi primera novela: El Color de los Boniatos. Resúmen, primeras páginas y enlaces de compra (electrónico y de bolsillo) en este enlace: https://editorial-adarve.com/editorial/libro/el-color-de-los-boniatos/ Resúmen: Hui a Japón. La universidad había acabado conmigo. Escapé alocadamente para ir tan lejos como fuera posible y al llegar encontré una realidad tan mágica y turbulenta como… Sigue leyendo El Color de los Boniatos (ya disponible)

Las aventuras de Billy Tongue (La Ciudad de la Furia)

Billy (XI) El río Meouge

Con cada pedalada, Billy parecía atropellar un gato. La bici hacía un ruido infernal, casi lloraba pidiendo clemencia. Pero Billy frunció el ceño. Hoy iba a ser el día. Hoy conseguiría subir a la col. de st Jean, de una vez por todas. Carajo. Lo llevaba intentando una semana, pero aquella montaña se asemejaba al… Sigue leyendo Billy (XI) El río Meouge

Las aventuras de Billy Tongue (La Ciudad de la Furia)

Billy (X) Zuzú menstrúa

Zuzú se quitó el delantal azul, salió de la cocina arrastrando los pies, y se metió en su caravana, totalmente rendida. Se dejó caer sobre el colchón, y cerró los ojos. Había sido un día muy largo, muchos clientes y mucho calor. La ensalada que se había comido hace doce horas había desaparecido en su… Sigue leyendo Billy (X) Zuzú menstrúa

Las aventuras de Billy Tongue (La Ciudad de la Furia)

Billy (IX) El sabor de la nieve

Caspa. Era la primera vez que Billy veía nevar. De donde él procedía, lo más parecido podía ser la paja volando por el páramo, cuando una horca la levantaba. Caspa del diablo. No cabía otra explicación. El obtuso cerebro del muchacho trabajaba tanto, que podía condensar vaho alrededor de la punta de sus orejas. Si… Sigue leyendo Billy (IX) El sabor de la nieve

Las aventuras de Billy Tongue (La Ciudad de la Furia)

Billy (VIII) Despertar

Cuando Billy sintió hambre, se incorporó trabajosamente en su cama, alargó el brazo huesudo hasta la cómoda (que no debía estarlo mucho, debido a la miríada de ropa y objetos que se acumulaban encima), tratando de hallar su reloj. Las ocho menos cinco. Despegó su otra mano de su espalda, donde la cama la había… Sigue leyendo Billy (VIII) Despertar